Un projecte de
  • Captació de fons
  • Cooperació internacional

Hay algo mejor que salvar vidas: enseñar a salvarlas

Nuestro proyecto contempla la mejora de la calidad de la atención primaria en las zonas aisladas, con un programa de formación de las trabajadoras sanitarias rurales, y el incremento de los conocimientos sanitarios de la población. Esto evitará que el ser madre, y el nacer, en Etiopía sea un acto de vida o muerte. El programa tendrá una duración de dos años y beneficiará a cerca de 25.000 personas de la región de Gambo.

En Etiopía, más de 11.000 madres mueren cada año al dar a luz, en la mayoría de los casos por hemorragias posparto; y cerca de 97.000 niños mueren durante el parto, básicamente de asfixia perinatal. Esta situación dramática lo es aún más cuando sabemos que estas muertes son completamente evitables.

Ayúdanos a disminuir estas cifras y a mejorar la salud materno-infantil a través de una asistencia primaria cualificada.

 Es el momento de detener esta sangría de muertes maternales y perinatales evitables por medio de la formación de los profesionales sanitarios de esas áreas rurales, así como por la sensibilización de las mujeres sobre la importancia del control del embarazo.

Con tu apoyo queremos darle un vuelco a las estadísticas y reducir drásticamente la mortalidad maternal y perinatal.

¿Cómo lo haremos? Potenciando los centros de salud de cada pueblo para que realicen un correcto control obstétrico y perinatal, lo cual contribuirá a reducir la morbimortalidad materno infantil.

¿Nos ayudas a salvar vidas? Porque como dice el pediatra Iñaki Alegría, director médico del Hospital de Gambo “Ninguna madre debe morir al dar vida; ningún niño debe morir al nacer”, ahora te pedimos tu ayuda para empoderar y formar a las trabajadoras sanitarias rurales y para aumentar la promoción y sensibilización comunitaria: ¡Colabora!

El Hospital General Rural de Gambo, con el que Manos Unidas colabora desde 1997, está ubicado en una zona rural de Etiopía, de la que es el hospital de referencia. Se estima que atiende a una población cercana a las 500.000 personas, que son mayoritariamente habitantes de zonas rurales donde se dedica un mínimo presupuesto de sanidad y donde hay muy pocos recursos materiales y escaso personal cualificado para atenderles. Además, el centro supervisa y coordina 25 puestos de salud rural.